2 de junio de 2007

Usos curiosos del lenguaje

Se comenta por ahí que el escritor Germán Dehesa dijo, respecto al caso de dopaje de Salvador Carmona, que "ya estamos todos bastante encarmonados". Se trata de una ingeniosa combinación que ilustra por un lado, la excesiva -y, sobra decirlo, escandalosa- cobertura que los medios dieron al tema; por otro lado, se convierte en un excelente parónimo de la palabra encabronados (aficionados celestes, levanten la mano).

Escribo esto, porque ayer una amiga decía, mientras comentaba sus avances de investigación, que se trataba de "implantar" e "implementar" no recuerdo qué cosa... Le pedí explicación y me dió alguna que se parece a ésta; curiosamente, en portugués:

_ IMPLANTAR / IMPLEMENTAR - Implantar: dar início. Exemplo: É um sistema novo que ainda não foi implantado na empresa. - IMPLEMENTAR: desenvolver, pôr em prática. Exemplo: Os projetos já estão aprovados. Falta só implementá-los.

Llegamos a la conclusión de que implantar es "el plan" e implementar es "llevarlo a cabo". No obstante, después de consultar el diccionario de la Real Academia Española, llegué a la conclusión de que se trataba de un caso de sinonimia:

implementar. tr. Poner en funcionamiento, aplicar métodos, medidas, etc., para llevar algo a cabo.

implantar. tr. Establecer y poner en ejecución nuevas doctrinas, instituciones, prácticas o costumbres.

Seguí indagando y me encontré con un Glosario de dudas y dificultades de la lengua española en Puerto Rico, en el cual se dice que para los términos admitidos "implementar / implementación" es preferible usar: cumplir, dar cumplimiento, efectuar, establecer, implantar, iniciar, instaurar, instituir, llevar a cabo, organizar, poner en práctica, poner en vigor, realizar /ejecución, realización.

Quedo convencido y me adhiero a esta última precisión, pues ocurre que, en no pocas ocasiones, los autores utilizan esta semejanza entre dos términos, para marcar una diferencia; lo que a la larga deja más confusión que certeza. Como lo que alguna vez nos comentó un profesor de la licenciatura, el buen Rafael Mauleón, que en otra universidad donde trabajaba, sus colegas y alumnos decían, a propósito de un cartel: "Qué bien, no sólo es legible, sino leíble..." Lo curioso es que, como bien hacía notar aquel maestro, ambas palabras provienen de una misma etimología y comparten el mismo significado.

La última curiosidad de este tipo que me viene a la memoria es aquella que comentaba otro profesor universitario, empecinado en dar diferentes calidades y virtudes al "profesional" y al "profesionista". ¿Alguien tiene un ejemplo similar?

Enlaces relacionados:

2 comentarios:

  1. ¡Y pongamos el signo de interrogación o exclamación que va al principio en castellano! Ya se está dejando de usar.

    Dr Juan Ignacio Casaubon
    Doctor en Física - UBA - Argentina
    WEB:
    http://es.geocities.com/jicasaubon
    BLOGS PARA OPINAR:
    http://expertouniversitario.blogspot.com
    http://fisicayfe.blogspot.com
    http://doblalapelota.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Así es, Juan Ignacio, todo es consecuencia de la escasa preocupación que muestra mucha gente hacia la correcta escritura, como si comunicarse efectivamente no fuese relevante. Gracias por estar atento al blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.