1 de junio de 2007

Artista

Ayer nos visitó mi amigo Carlos Valderrama, pintor, y me halagó con un pensamiento que me ha provocado hondas reflexiones. Decía en una amena charla con mi esposa, que, a veces una persona puede volverse un experto en informática e incluso, como es mi caso, dar clases y ser buscado por los demás para la solución de problemas de este talante; sin embargo, su formación es en artes plásticas, y siempre existirá algún objeto que llame nuestra atención, un artista que nos cautive e infinidad de motivaciones para volver a la senda del arte.

Es cierto. El año pasado, ayudé a Juan Carlos a superar su propia timidez y prejuicios y lo exhorté a dar un curso de dibujo anatómico. El curso fue un éxito y los asistentes aún me preguntan para cuándo se hace otro. Reconozco que los múltiples compromisos que he tenido me han alejado del tema; pero creo que las sabias palabras de mi amigo han hecho eco en mi memoria. Nunca he asistido a una exposición artística sin salir motivadísimo de ella; nunca he dejado de apreciar un gesto, un rasgo una mancha, un desleído en la pintura de una casa antigua... Con cuánta pasión y amor me entregaría al oficio de pintar, si no fuese porque la sociedad nos exige una vida alejada del romanticismo.

Hace algunos años, un chico de comunicación me entrevistó como "webmaster" y le comenté que no creía que fuera a ejercer esa profesión por siempre, que quizá un posgrado en artes y una consecuente carrera artística en plena madurez es lo que llamaba mi atención. Miles de ideas me vienen a la mente, por lo pronto, creo que volveremos a tener de vuelta a "El Taller de Valderrama".

3 comentarios:

  1. Y que me siento totalmente identificada, incluso en la foto jeje.

    Es mi caso el de tener una formación en Artes Visuales y por cosas de la vida estar dedicada el diseño digital. Mi gran deseo es poder encontrar el tiempo y la voluntad de combinar ambas cosas que tanto me gustan.

    Es mi caso también el de haber participado en ese taller y de pedir por su respectiva secuela. Ahí nos avisas por fis.

    P.D. por eso no hay que perder el estilo nunca, porque pueden tomarte fotos así nomás sin que te las esperes

    ResponderEliminar
  2. Yo me he resignado a que la pintura y la fotografía serán a lo que me dediqué cuando sea momento de retirarme. Ese es el escenario más optimista que puedo encontrar.

    A veces pienso que lo que me faltó fue valor para enfrentar un futuro mucho más incierto de lo común...

    ¿Y si, cuándo habrá otro taller?

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Eh, chicos, sabía que comentarían algo por acá y que compartirían un mismo sentimiento. No hay fechas para el taller, lo primero que tenemos que hacer es buscar un local adecuado; pero por supuesto que cuento con ustedes y que me esforzaré por cumplir este sueño colectivo. Un abrazo.
    P.D. Está padre la foto, Adriana. Todo un documento que relata la dedicación del maestro y su alumna. =)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.