27 de abril de 2006

Debatito

Justo cuando los diarios nacionales colocan a Felipe Calderón como ganador del debate presidencial efectuado el martes pasado, la gente cercana a AMLO sigue empeñada en su actitud triunfalista. En este talante, Jesús Ortega, coordinador de la campaña de Andrés Manuel, ha declarado que aquello no fue un debate, sino un debatito -tan tierno él-, con la clara intención de descalificar a sus adversarios.

"Fue un minidebate, chiquitito, marginal, la lucha por el segundo lugar. Estuvo sin sabor, sin calor, sin sustancia, puros rollos. No nos arrepentimos. Sin estar Andrés Manuel está ganando el debate. El día 6 viene el bueno, el verdadero. Esta pelea es una preliminar de cuatro rounds. Quemaron la pólvora en infiernillos, están peleando por el segundo lugar Roberto Madrazo y Felipe Calderón y están obligados a tirarse cacallacas entre ellos. Por eso nuestra estrategia fue, a mi parecer, correcta"

De entrada, parece inconcebible que un político, sobre todo uno con experiencia parlamentaria, se exprese así de sus contrarios; sin embargo, hay que reconocer que, si a estrategias vamos, los pejerredistas tienen una razón muy convincente para creer que el triunfo electoral está asegurado. Y es que, en una maniobra política audaz, López Obrador, emulando la oratoria de Vicente Fox (por aquello de "El 75 por ciento de las familias ya dispone de lavadoras, y no precisamente de las de dos patas, sino de las metálicas"), ha ido convenciendo a los auditorios femeninos con una singular propuesta:

"Jiudadanoj, yo lej ajeguro que, una vej que ejtemoj en la Prejidenjia de la República, ¡dotaremos a las mujeres con una máquina de cojer...!

Nota en El Universal: PRD critica el encuentro; fue un "debatito"

21 de abril de 2006

Para entender el Arte

El día de ayer, en el seminario de la maestría -metodología- hubo algo que me causó desconcierto. El profesor (Juan Arias, antropólogo) nos decía que, hace algunos años, vió un cuadro impresionista en el mismísimo Palacio de Bellas Artes, sin que este le provocara emoción alguna; por el contrario, a un europeo, amigo suyo, la exposición le había gustado tanto que había ido muchas veces (creo que dijo que siete, si no, que me corrijan). El asunto es que el maestro intentaba convencernos de que, por más que lo intentes, hay cuestiones culturales que no se pueden asimilar, porque no pertenecen a la cultura que te es propia. Por eso, decía, nos emociona más ver en un calendario el mito de Popocatepetl e Iztaccihuatl (y hasta lo coleccionas), que una pintura abstracta.

En su momento, guardé prudente silencio, pero me parece que, en este y muchos casos, se pueden aplicar las palabras de Pablo Picasso. Se dice que, en cierta ocasión, una señora se quejaba por no entender un cuadro del artista, argumentando que "parece (que está en) chino", a lo que respondió el artista: "Señora, el chino también se aprende". ¿Qué les parece? Espero sus comentarios. ;-)

17 de abril de 2006

La maldicion del Niño

Así como los Medias Rojas de Boston sufrieron la maldición del Bambino ("Babe" Ruth), el Cruz Azul actualmente padece la maldición del Niño (mote de Paco Palencia). Llámenle como quieran, pero no poder ganarle al América, bajo ninguna circunstancia, provoca supercherías de todo tipo; en este caso, que el futbolista amante del heavy metal dejó un legado nada grato al equipo que lo vió nacer futbolísticamente. Nada más y nada menos, no poder vencer a su mayor enemigo deportivo -las Águilas del América-, por algo al encuentro le llaman el Clásico Joven ¿cierto?.

Para los escépticos, he aquí algunos elementos para convalidar la creencia de que existe la maldición del Niño:

  • "Babe" Ruth fue "vendido" a los Yankees de Nueva York, a pesar de que los Medias Rojas conquistaron, durante la estancia del Bambino, tres Series Mundiales. Paco Palencia salió del Cruz Azul, rumbo a las Chivas del Guadalajara (considerado otro de los rivales de mayor jerarquía del conjunto celeste) después de haber pasado por la más grande crisis en la que se haya visto envuelta el equipo (llamada Mario y apellidada Carrillo) y que el buen Enrique Meza no pudo corregir. Hay que decir que, durante los años de Palencia en el Cruz Azul, el equipo consiguió triunfos deportivos importantes como el último de sus campeonatos de liga y el subcampeonato de la Libertadores.
  • Después de la salida de "Babe" Ruth, los Medias Rojas no ganaron una Serie Mundial sino hasta 86 años después (¡Sí, apenas el año pasado!), esperemos que en el caso del Cruz Azul, pronto se revierta la maldición del Niño.
  • Como en el caso de la maldición del Bambino, los aficionados celestes prefieren no hablar de la maldición del Niño (Entre los aficionados a los Medias Rojas, cuando alguien llegaba a mencionar la maldición, lo reprendían rápidamente: "Shh..., de eso no se habla").

Enlaces relacionados:

12 de abril de 2006

Todos los nombres del presidente

Francamente, no recuerdo a ningún otro mandatario mexicano al que se le hayan endilgado más apelativos, motes y variaciones de su nombre propio que a Vicente Fox. Por algo será.

Comencemos por recordar al simpático candidato panista en la pasada elección presidencial. En plena época de autodenominados, (el autodenominado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el autodenominado Ejército Popular Revolucionario...) Vicente dió en llamarse Kalifox, lástima que esa personalidad no lo acompañara durante su gobierno para combatir a las tepocatas.

Más adelante, le llovieron adjetivos por sus ocurrencias y actitudes de desparpajo, como llamarlo "señor de las botas", "bigotón", "rancherote". Pero, ya entrados en detalles, algunos más ingeniosos le pusieron "Fucks", "gato con botas" y "coca-colero" (por aquello de haber sido gerente de la famosa transnacional).

Y como la gracia e ingenio del mexicano sólo necesitan de un mínimo pretexto para desarrollarse, las recientes puntadas del presiChente lo han hecho acreedor a dos motes más: "Vicente Spots", por haber utilizado su imagen y programas de gobierno, presuntamente en favor del candidato de su partido, y "TeleVicente", por haber aprobado sin más la llamada "Ley Televisa", la cual, según versiones de ONGs, lesiona los intereses de los medios con énfasis social y comunitario, en favor de los intereses monopólicos de las grandes empresas de telecomunicaciones del país.

¡Vaya con el guanajuatense! Esperemos a ver qué nos depara el resto de su sexenio. No vaya a ser que nos de otra desagradable sorpresa y se haga acreedor al más tristemente célebre mote.


Nota: A mediados de la década de los setentas, fue llevado a las pantallas el escándalo del Watergate, propiciado por la investigación de los periodistas del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward; el cual derivara en la renuncia del entonces presidente estadounidense Richard Nixon. El nombre de la película fue "Todos los hombres del presidente", llamada así por la intromisión indebida (espionaje, pues) por parte del equipo de Nixon en asuntos de su adversario político, el Partido Demócrata. Una buena película, sin duda alguna, más información en:

Encuesta telefónica

A= Antonio, E=Encuestador

¡Ring!
A: ¿Sí?
E: Buenas tardes, le llamo porque estamos haciendo un estudio de opinión ¿Me podría dar dos minutos de su tiempo para hacerle unas preguntas?
A: ¿Qué tipo de estudio de opinión?
E: (Hace una pausa, bufea y, enseguida, trata de recuperar el aplomo) Es un estudio de opinión para conocer qué opina (aquí piensa uno "¡vaya complejidad!") acerca de las elecciones de México.
A: Está bien, pero ¿es anónima?
E: No, señor, no es anónima, no le vamos a preguntar nada más que algunas cosas de la encuesta.
A: (Dudando) Entonces sí es anónima.
E: (Un poco cabreado, por su propia incompetencia) No, le digo que no es anónima porque no le vamos a pedir sus datos.
A: (Fingiendo demencia) ¡Ah, vaya! No me va a pedir datos personales. Está bien. Pero creo que está confundido. Si no me solicita datos privados, se trata de una encuesta anónima.
E: Es que no es anónima... (Interrupción del interlocutor).
A: Bueno, digamos que no me va a preguntar mis datos.
E: (Entusiasmado por su repentina capacidad de convencimiento) Sí, sí. Ya tengo sus datos... Empecemos ¿cómo se llama?
A: (Pausa para reir del humor involuntario) Me llamo Antonio ¿no que no me iba a preguntar mis datos?
E: Perdón. Bueno... este... Si hoy fueran las elecciones presidenciales, ¿Por qué partido votaría?
A: Por Alternativa
E: ¡Ah! ¿Por el PRI?
A: ¡No! Por Alternativa Socialdemócrata y Campesina
E: ¡Ah! ¿Por el PANAL...?
A: No, ese es el de Campa.
E: ¡Ah, ya!
A: Por Patricia Mercado, pues.
E: Correcto, ¿Conoce al candidato Roberto Campa?
A: (Pensando "mejor que usted, sí") Sí, lo conozco.
E: (Engolando la voz, como los niños cuando aprenden el concepto de "forma interrogativa", extendiendo la última sílaba, mientras elevan el volúmen de voz) ¿Conoce usted al candidato por el Distrito Federal Alberto Cinta?
A: (Divertido y molesto a la vez, reconociendo el origen de la encuesta de opinión) ¡Sí, Claro!
E: ¿Sabía usted que Alberto Cinta es un candidato joven con nuevas propuestas... (bla, bla, bla...)?
A: (Divagando acerca de la relación de miembros prominentes de este partido con Elba Esther Gordillo) Sí. (Respuesta lacónica, esperando que acabe el mentado "estudio de opinión".
E: Por último, podría proporcionarme sus datos para hacerle llegar las propuestas de Alberto Cinta para el gobierno de la ciudad?
A: Esos datos no se los doy. La respuesta es no.
E: Correcto, entonces es todo, gracias.
A: Adiós.

11 de abril de 2006

V For Vicente

V For Vicente
"Remember, remember, the 1st of december". V.

"Recuerden... recuerden el primero de diciembre", clama un personaje con la máscara de una figura histórica -él mismo-, provocando estupor en un país convulso por los vaivenes de la macroeconomía y la falta de rumbo político. En su éxtasis mediático el personaje llamado V, convoca a una gran manifestación en el Ángel de la Independencia para festejar su triunfo electoral, su cumpleaños y su matrimonio con la-señora-Martha (¡faltaba más!). Como nadie lo pela, decide postergar sus festejos hasta el primero de diciembre, fecha en la cual fue investido como mandamás.

Andando el tiempo, V se da cuenta de que en esa misma fecha, presumiblemente, cedería el poder a la oposición, razón por la cual decide hacerse guaje e incumplir su palabra. Mientras el vocero presidencial se dedica a aclarar sus exabruptos, sus consejeros de imagen lanzan una campaña que lo redime de cualquier falta, en tanto apuntalan la mediocre campaña de su candidato.

Con guión de los hermanos Wojtila, esta es una película que bien pudo haber formado parte de la serie Scary Movie, por su comicidad simplona; aunque otros expertos más bien la encuadran en la crudeza del cinema verità.

7 de abril de 2006

Grandes Netas del Diseño I

Hace muchos, muchos años, en una escuela muy viajada (la ENAP, pues cuál otra) un colectivo me invitó a participar en la revista Entrópica, de escasísima vida y aún menor memoria. El artículo con el que colaboré se llamaba Grandes Netas del Diseño y me pareció que era la vía justa para iluminar a dos que tres mortales con respecto a esto del diseño gráfico (que ahora se llama diseño de la comunicación visual, para hacerlo más nice). Como la citada revista no tuvo tanta vigencia como otras en las que participé (verbigracia El Hijo del Grifo o La Risa de la Hiena, la cual aún goza de cabal salud), nunca volví a tocar el tema, pero hoy lo hago, ya que he venido escuchando o leyendo muchas barrabasadas, así que, prepárense, que ahí les voy.

A manera de introducción. Porqué hablar de netas.

Como diría el célebre guacarróquer e intelectual mexicano Paco Barrios (a) El Mastuerzo: "La neta es la mamá de la verdad". Así que, para qué contentarnos con visiones parciales o academicistas del caso. Hay que recurrir a la neta para sacar a la luz todas aquellas cosas que el vulgo desconoce y que ansía leer para exhibirlo en plática dominguera o charla de café (aquí valen también los que opinan sesudamente en sus propios blogs). Como no tengo otra manera de convencerlos, aténganse a saber que estas Netas son resultado de amplios estudios antropológicos (es decir, conseguidos en antros, cual vil dipsómano) ¿Listos para conocer las Grandes Netas del Diseño? Pues bien, prestadme oídos, mejor dicho, ojos, o bueno, su atención.

Neta no. 1 - La elección de carrera

Seguramente has escuchado la afirmación de "desde chiquit@ dibujaba, así que me decidí por el diseño porque me pareció lo más natural". Nada más lejano de la realidad que esto. La elección de carrera no se hace en función de las habilidades "naturales", porque, de otra forma, tendríamos sicólogos y periodistas hasta en la sopa (hay que recordar que las interpretaciones del carácter y la opinión sobre cualquier tópico son una de las aficiones favoritas de la raza).

La neta es que no eliges la carrera de diseño porque sepas dibujar, sino porque te gusta el dibujo. Es más, ante el creciente número de egresados de esta carrera, deberías reconocer que un gran porcentaje de ellos no sabe dibujar.

Si no es el dibujo, entonces ¿qué es lo que te hace decidirte por la carrera de diseño? Bueno, hay que distinguir infinidad de variables, pero que bien se pueden resumir en:

  • Me siento súper creativ@.
  • Me laten todas las cosas del diseño: La publicidad, el márketing...
  • Siempre gano en el Pictionary porque dibujo re bien.
  • Supe que el primo de la novia de un amigo estudió diseño y gana el puro varo.

Y como ven, ni siquiera las razones tan bien expuestas anteriormente son válidas o suficientes para justificar la elección de una carrera como esta, porque: a) La creatividad es un ingrediente que escasea por todos lados, y el diseño no es la excepción. b) La publicidad es una de las áreas del márketing, pero el diseño no queda incluido (y viceversa) ya que sus aplicaciones son más vastas. c) Los buenos dibujantes acabarán yéndose a las artes visuales. d) En el diseño hay tanta competencia (desde los egresados de las escuelas donde no te la crees, hasta los improvisados que le cayeron bien al patrón) que son los menos los que "ganan bien"; más aún, los que pueden presumir emolumentos en decenas de miles pesos, casi siempre soportan jornadas de trabajo impensables y condiciones laborales que cualquier sindicato abominaría, de tan gachitas.

Queda consignada la primer neta del diseño. La elección de carrera es tan falaz como los quince minutos en los que se resuelven problemas transexenales. Para la mayoría, estudiar diseño es una moda, y sólo para algunos cuantos se cumple el adagio "tú no eliges al diseño, el diseño te elige a tí".

6 de abril de 2006

El Bueno, el AMLO y el Feo

Entre las guasadas que se han inventado para descalificar al Peje hay una particularmente burda, pero no por ello menos graciosa: llamarle Manuel Andrés, de forma tal que las siglas de su nombre lo describan como MALO. Sin embargo, me da curiosidad que, en esa lógica, uno de los candidatos debería ser el bueno y, para completar la tríada, al restante le tocaría el mote de el feo.

Como está cañón saber quién es el más horrible, entre otras cosas, porque, como dicen por ahí, "en gustos se rompen géneros". La única certeza que tenemos es la de que Manuel Andrés, a toda costa, se quiere deshacer de la bien ganada imagen de picapleitos que sus propias declaraciones le han labrado.

También hay que considerar el hecho de que, a estas alturas de la carrera electoral, hay un empate virtual entre estos tres candidatos, lo que nos lleva a reconocer que la gente está tratando de discernir quien es el menos malo, para votar por él.

Lo bueno es que haya democracia en el país. Lo malo es que ésta sólo sea democracia electoral. Lo feo es que haya pocas personas que se dan cuenta de ello, mientras las demás siguen atentas a las encuestas, para definir el sentido de su voto.