30 de marzo de 2006

Terapias alternativas

Ahora que lo pienso, dependiendo de tu nivel socio-económico, siempre habrá una forma alternativa de solucionar tus problemas de salud. Peeero (siempre hay un pero, en este caso, un perote) la cura no siempre será efectiva, pues entran en juego variables tan inexactas como la fe, la creencia, la autosugestión... ¿qué se yo!

Para los pobres está el mercado de Sonora, los tecitos que venden en el tianguis, las limpias con un huevo (de gallina, no el del paciente) y, para las clases media y alta, soluciones más sofisticadas, imbuidas de un tufillo new age y seudo orientalista. Así, conocemos, al menos de oídas muchísimas terapias que curan de todo.

Si ustedes conocen algún caso de éxito, qué bueno, me alegro muchísimo, pero yo he visto la otra cara de la moneda. Los múltiples intentos fallidos, los costos cada vez más onerosos, las recetas infalibles que se aplican a cualquier caso... Para mi, muchas de estas terapias alternativas son un modus vivendi de personas sin escrúpulos que lucran con la esperanza de una mejor calidad de vida de la gente.

Ya que estamos en estas, me he puesto a pensar en terapias alternativas realmente chidas que serían la pura onda, ya que estarían adecuadas a la idiosincrasia mexicana. ¿Qué les parece una tortaterapia para aliviar problemas de orden fisiopatológico? Lo único que hay que inventar son las recetas con nombres sumamente imaginativos y la demanda no se haría esperar, "Déme una torta antigripal con harta vitamina C y picante".

¿Qué tal ésta? Pancracioterapia, para el control de la ira, el estrés y otros problemas de conducta. Te diseñas una máscara de luchador, defines para qué bando lucharás (rudos o técnicos) y ¡zas! Cada fin de semana, el terapeuta programa luchas de aficionados, cobra la entrada, rola las apuestas... ¡Negocio redondo! De este tipo de terapias se me ocurren varias seguido, pero no las publico, no vaya a ser que algún abusado, en serio me tome la palabra y al rato veamos un infomercial con el revolucionario método adelgazante basado en curado de piña y salsa con escamoles.

¡Ay dolor, ya me volviste a dar!

Si les digo que otra vez me contracturé la espalda, volverán a los chistes fomes de "es la bola (de años)", o lo que es lo mismo "el titi..." (contracción de titipuchal, un mexicanismo que significa "mucho"). Pero la verdad, creo que es más sano tomarse las dolencias con humor y pensar que, echándole ganas, saldrás avante. Esto lo digo porque conozco a mucha gente que, cada que sufre algún problema, lo único que hace es sumirse en la depre, sin pensar que hay personas que padecen peores males, incluso irremediables.

Desde que volví a lesionarme, tomé las cosas con filosofía. No era necesario pedir favores, ni andar por ahí provocando lástima. Por cierto, cómo me molesta escuchar a la gente hipócrita decir "¡ay, pobrecito!" Si deveras sintiera piedad, se acercaría a ofrecer ayuda y no solamente exhibiría su falsa conmiseración.

En fin, ya hice mis bromas de hablar como el señor Burns -al tiempo que gesticulo para decir "Excelente..."-, o decir que me parezco al capitán Jack Sparrow (el personaje de Johnny Deep en Piratas del Caribe). Por ahora, el doctor me volvió a recetar buti medecinas, que atentan contra la salud de mi bolsillo, pero qué se le va a hacer...

Si les parece, tomen mi consejo: Coman frutas y verduras y practiquen algún deporte. ¡Abur!

29 de marzo de 2006

Contagio

Mucho se ha dicho que corremos el enorme riesgo de que un virus mute y pase de una especie animal a otra, llegando a infectar a seres humanos y diezmar la población mundial de manera alarmante. Pero no voy a referirme a ese tipo de contagio, sino a otro, que de forma tácita me ha tocado vivir.

Vivo en una unidad habitacional, uno de los problemas derivados de esta circunstancia es tener que lidiar con personas de escaso criterio; peor aún cuando se convoca a junta vecinal, salen a relucir situaciones ridículas y los agravios personales se dan al por mayor. Valga esta introducción para decirles porqué hablo de contagio. Bueno, pues porque, así como el candidato de la ejperanja le dijo al hoy preciso "¡cállese, chachalaca!"; a mi me hubieron dicho, contagiados de un ánimo envalentonado "¡cállese, cabrón" (léase como aumentativo del macho cabrío). :p

Qué lamentable es que, a falta de argumentos, se opte por la descalificación y la prepotencia. En el caso del candidato de AMLO, esto le ha restado puntos en las preferencias electorales; pero en el caso de mis detractores, esto sólo resulta en un fortalecimiento de una postura maniquea, que aplica hábilmente aquello de "estás conmigo o contra mi".

Lo gacho del caso es que, sin ninguna pretensión, puedo asegurarles que ¡tenía razón en discrepar con la mayoría de asistentes a la junta! Para ponerlo en perspectiva ¿Qué harían ustedes si alguien convoca a junta para decirles que la Compañía de Luz y Fuerza del Centro ha perdido sus registros y necesita un nuevo contrato para que los usuarios paguen la luz eléctrica de pasillos y bombas de agua? ¿Qué opinarían si además, se pretende que el nuevo contrato quede a nombre de un particular? Lo único que hice fue a)Evidenciar la negligencia de Luz y Fuerza y b)Negarme a avalar una decisión unilateral, por parte de la citada compañía. Sin embargo, mis vecinos decidieron que para evitar el corte de luz, convalidarían un documento en el cual se mencione que están conformes con que el recibo del consumo de energía eléctrica se emita a nombre de un particular. Al menos a mi, me causa suspicacia y me deja inconforme. Y eso de que me callen o me digan que son mayoría, para mi son puras pavadas.

22 de marzo de 2006

Remake

A falta de un mejor símil, estoy usando un término cinematográfico -remake- para referirme a la situación por la que pasa el Cruz Azul actualmente. Y es que, como en muchas películas en las cuales ya se conoce la trama, la máquina celeste parece seguir un guión para justificar sus derrotas o la falta de contundencia ante el marco rival.

Si bien la liga mexicana en general está contaminada de mediocridad y los únicos que parecen gozar de buena salud son los tuzos del Pachuca y los jaguares de Chiapas, lo que pasa en el Cruz Azul es explicable en la medida en que el director técnico Isaac Mizrahi ha cumplido parcialmente su promesa de sacrificar el espectáculo en aras de la suma de puntos. Digo parcialmente porque vaya que ha dejado de pasarle por encima a los rivales, dejando ir victorias claras o dando concesiones innecesarias al equipo contrario. Mientras la competencia le permita clasificar a la liguilla con fallas tan evidentes, no creo que se preocupe por ampliar sus expectativas; sin embargo, no creo que pasen siquiera a semifinales, considerando la falta de seleccionados, que irán a Alemania.

Lo que es curioso observar es que las escuadras de Pachuca y Chiapas tienen a ex cruzazulinos a diestra y siniestra, empezando por el director técnico (José Luis Trejo y Luis Fernando Tena, respectivamente). La pregunta surge espontáneamente ¿por qué estos técnicos y jugadores tienen la efectividad que no hallaron en la máquina? La respuesta que se antoja es que en Cruz Azul o bien no hallaron la continuidad y la motivación adecuada, o simplemente la directiva se precipitó en cortar cabezas, antes de hacer un balance más positivo de sus números. Baste recordar que José Luis Trejo llevó al Cruz Azul al subcampeonato de la Libertadores y con Tena, la escuadra celeste conquistó su último título (y de eso ya hacen casi diez años).

Lo que es indudable es que, de no conseguir el pase a semifinales, como me he atrevido a pronosticar, en el Cruz Azul nuevamente se optará por soluciones coyunturales y, ante la salida inminente de Mizrahi, los promotores tratarán a toda costa de endilgarle al cuadro de La Noria un técnico a precio de oro, que volverá a prometer sin comprometerse, como han hecho tantos otros. Qué contrastante con aquel equipo que, sin grandes aspavientos, supo jugarle de tú a tú a Boca en su cancha, o aquel otro que hacía goles por racimos, sin importarle cuidar la mínima diferencia... De esos sí que me gustaría ver un remake.

17 de marzo de 2006

Por eso estamos como estamos

¡Qué desgracia es tener que llevar a cabo un trámite! Y claro, no voy a abusar de su tiempo para ponerme a hacerles un relato pormenorizado de mis avatares; básteles saber que, en el mismo día, padecí los excesos de una burocracia indolente, carente de criterio y asaz majadera (¡ájale! quien me leyera, pensaría que soy culterano, pero creo que, en esta ocasión, me ganó lo "literario").

Es por todos conocida la abulía de los empleados de gobierno; por eso digo ¿para qué contar lo que ya se sabe? Sin embargo, más allá de andar quejándose, creo que la gente bien puede, dentro de los límites de la prudencia, espetarle frontalmente al pinchi burócrata que su actitud es por demás molesta. Así lo hice y, aunque no obtuve el efecto deseado, creo que entre más gente reclamara a los prestadores de un servicio que su forma de conducirse deja mucho qué desear, provocaría una reacción en el burócrata.

Bien, dejémonos de utopías y pensemos que "el buen juez por su casa empieza". Espero que entre mis lectores no haya algún inepto que, cuando le pregunten porqué no ha tomado decisiones al respecto de un asunto toral, responda "¿Y yo, por qué?" ;-)

16 de marzo de 2006

¿Mensajes sms gratuitos?

Si alguien te ofrece un servicio de telefonía celular sin costo alguno, serías un subnormal si no lo aceptas; pero habrá que decir, en favor de esa subnormalidad, en la cual me incluyo, que, dependiendo de las condiciones para la prestación del servicio, aceptaría o no tenerlo. Y es que, cuando parecía haberse superado, una nueva ola de incautos se han dado a la tarea de promover el servicio de SMS.AC, el cual se basa en el engaño para conseguir direcciones de correo electrónico.

El correo web de Hotmail cuenta con un sistema bastante eficaz para eliminar el correo no deseado, el cual consiste en determinar que sólo se pueden recibir mensajes de la lista de contactos, por esta razón, muchos de los mensajes de sms.ac que en fechas recientes he recibido han ido a parar a la carpeta de correo electrónico no deseado. Sin embargo, de vez en cuando reviso esta carpeta en busca de falsos positivos (un mensaje es calificado erróneamente como "no deseado"), de esta forma, pude darme cuenta de que algunos remitentes conocidos me estaban enviando invitaciones a unirme a este servicio que promete "enviar mensajes sms gratuitamente".

Hasta aquí, la cosa pinta bastante bien, sólo hay que a) registrarse, b) elegir la compañía de telefonía celular que nos presta el servicio, para conocer si está disponible en nuestra localidad y, como último paso, c) Ingresar el nombre de usuario y la contraseña de nuestro correo basado en web (Yahoo! y Hotmail son los preferidos por sms.ac). El problema radica en que, después de proporcionar estos datos confidenciales y que sólo deberían ser solicitados en el ámbito de quien presta el servicio, todos nuestros contactos serán invitados a utilizar sms.ac y, según versiones que circulan por Internet, con cada vez mayor virulencia.

Bueno, bueno, no quisiera extenderme mucho y ser engorroso, pero quiero dejar en claro que, cada vez que sean invitados a utilizar un servicio basado en web que solicite datos privados que deban ser manejados por otro proveedor, desconfíen a ultranza, no vaya a ser que, ingenuamente, se embarquen en un servicio indeseable, que multiplique los cobros en alguna factura o los obligue a depender completamente de él, sin opción o alternativa.

Para saber más, pásense por Google, como yo lo hice para redactar esta nota. :)

7 de marzo de 2006

El combate a los piratas de software

Hoy me hallé, en mi cotidiana navegación por la web, con una encuesta que me dió mucha risa. Dice, textualmente, lo siguiente:

¿Cómo debe combatirse la piratería de software?

Entre las opciones para responder a la encuesta, se hallan:

  • Con autoridades capaces y procedimientos claros
  • Con leyes bien planteadas
  • Mediante investigación exhaustiva
  • Con cateos y represión

Como no soy de los que le dan patadas al pesebre -trabajé un tiempo en esta empresa-, no voy a mencionar en dónde vi la mentada encuesta; sin embargo, quiero contarles porqué me parece ridícula.

Con autoridades capaces y procedimientos claros

Vaya dilema ¿Desde cuándo las autoridades se han distinguido por ser capaces? y ¿A qué procedimientos se refiere el autor de la encuesta cuando la cosa no puede estar más clara? Si copias, vendes o distribuyes software ilegal, estás cometiendo un delito.

Con leyes bien planteadas

Aquí se toca un tema medular que atañe no sólo a la piratería de software, sino a un gran número de actividades irregulares. Si bien es necesaria una legislación que proteja la propiedad intelectual de las empresas productoras de software, también es importante que esas leyes bien planteadas, incluyan criterios a favor de los consumidores -usuarios- del software. De otra manera, cómo se pretende que haya equilibrio, si los contratos de licencia de usuario final, casi siempre operan a favor del licenciatario (la empresa) y niegan cualquier resposabilidad por parte de éstos, en cuanto a actualizaciones, pérdidas de datos, inestabilidad del sistema, etc.

Mediante investigación exhaustiva

Aquí no me imagino quién hará esa investigación. Si la propia empresa que propone esta encuesta utiliza software pirata (lo he visto, créanme), ¿cómo puede apelar a que se lleven a cabo investigaciones? Es como clamar por una visita de la non grata BSA, pero, claro, en casa del vecino, que es un puerco.

Con cateos y represión

Y aquí es cuando las autoridades capaces, con procedimientos claros, amparados bajo leyes bien planteadas y sustentadas en investigaciones exhaustivas, dejan ver que en nuestro país la única ley que puede utilizarse hacia los ciudadanos es la ley del garrote. ¡Qué bien! No podían elegir una mejor opción como cierre de la encuesta.

Conclusión

Creo que habrá mucha gente que coincida conmigo en que el problema de la piratería de software pasa por muchos aspectos, además del legal. En primera instancia, ahí donde las leyes antipiratería son más efectivas, la inversión en software representa un porcentaje menor del ingreso que en nuestro contexto nacional -en otras palabras, que no pidan que se apliquen leyes y precios del primer mundo a empresas y particulares del tercer mundo-; por otro lado, habrá que considerar que, emparejado con esta suerte de cacerías de brujas, las empresas adheridas a la BSA, constantemente atacan al software libre (de menor precio y, eventualmente, con mejores prestaciones), alegando, entre otros disparates, que, si uno de sus productos se ha convertido en un estándar de facto, porqué preocuparse en implementar una tecnología nueva, que costará mucho dinero mientras los usuarios padecen esta reconversión.

Por lo anterior, quizá hemos de reir un poco ante las puntadas de este tipo de encuestas, mas enseguida hemos de esbozar una honda preocupación porque se siguen privilegiando puntos de vista a todas luces antagónicos a nuestra realidad nacional y nuestras necesidades como usuarios.

5 de marzo de 2006

Animal urbano

"Todos los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros". George Orwell, Rebelión en la granja.

Aristóteles definió al ser humano como un zoon politikon, esto es, un animal urbano. Esto refiriéndose al hecho de que, para poder ejercer sus capacidades humanas y alcanzar sus ideales, debía ser en el seno social. Sin embargo, como algunos lectores de este blog han consignado, existen en la clase política nacional muchos animales; redefiniendo el concepto aristotélico y acercándolo más al significado con el que lo interpretaría el vulgo: los políticos son unos animales.

Y bueno, ¿qué culpa tienen las criaturas de tan infortunado símil? Ninguna, pero sus hábitos biológicos y pautas evolutivas clarifican ampliamente las diversas especies con que contamos.

Según esta concepción, los dinosaurios fueron amos y señores durante el período conocido como el Cretináceo. Voraces como ellos solos, estos gruesos y lentos personajes se alimentaban de frescas lechugas verdes, que algunos estudiosos han relacionado metafóricamente con los dólares americanos.

Después, es sabido que, paulatinamente, especies menores de mamíferos sustituyeron a los grandes reptiles y medraron en la superficie: Perros que defendían la moneda nacional con lágrimas de cocodrilo, mapaches que sobrevivían sexenalmente gracias al embarazo de urnas electorales, gorilas para garantizar la seguridad nacional, elefantes blancos para dar relumbrón a gobiernos ineficaces... con decirles que hasta hemos tenido a zorros emparejándose con martas para habitar en los pinos (y sólo Dios sabe qué podemos esperar de la unión de una especie depredadora con una arbórea).

En fin, la cosa da para más, pero a últimas fechas es destacable cómo, una vez más, la competencia evolutiva ha confrontado a dos especies igual de temibles, el homo ineptus y la involución del animal conocido como peje lagarto.

Y usted, ¿ya eligió al depredador de su preferencia, o le apuesta al retorno de arañas, tepocatas y víboras prietas?