30 de marzo de 2006

¡Ay dolor, ya me volviste a dar!

Si les digo que otra vez me contracturé la espalda, volverán a los chistes fomes de "es la bola (de años)", o lo que es lo mismo "el titi..." (contracción de titipuchal, un mexicanismo que significa "mucho"). Pero la verdad, creo que es más sano tomarse las dolencias con humor y pensar que, echándole ganas, saldrás avante. Esto lo digo porque conozco a mucha gente que, cada que sufre algún problema, lo único que hace es sumirse en la depre, sin pensar que hay personas que padecen peores males, incluso irremediables.

Desde que volví a lesionarme, tomé las cosas con filosofía. No era necesario pedir favores, ni andar por ahí provocando lástima. Por cierto, cómo me molesta escuchar a la gente hipócrita decir "¡ay, pobrecito!" Si deveras sintiera piedad, se acercaría a ofrecer ayuda y no solamente exhibiría su falsa conmiseración.

En fin, ya hice mis bromas de hablar como el señor Burns -al tiempo que gesticulo para decir "Excelente..."-, o decir que me parezco al capitán Jack Sparrow (el personaje de Johnny Deep en Piratas del Caribe). Por ahora, el doctor me volvió a recetar buti medecinas, que atentan contra la salud de mi bolsillo, pero qué se le va a hacer...

Si les parece, tomen mi consejo: Coman frutas y verduras y practiquen algún deporte. ¡Abur!

3 comentarios:

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.