19 de julio de 2005

Un chivo pegó un reparo

En esto de las coplas, cuando una de las leyes físicas no se cumple, merece una reflexión más o menos profunda: "Un chivo pegó un reparo y en el aire se detuvo... hay chivos que tienen madre, pero este ni madre tuvo". Si tal indignación es factible por el hecho de que una bestia no esté sujeta a la ley de la gravedad, ahora imaginemos algunos millones de seres queriendo cambiar la órbita de nuestro planeta, en franca contradicción a la tercera ley de Newton ("A toda acción, corresponde una reacción").

Según el sitio World Jump Day (El Día del Salto Mundial), si 600 millones de personas del hemisferio occidental saltan al mismo tiempo, podrían cambiar modificar la órbita de la Tierra. Lo anterior, debido a que la investigación científica ha probado que este cambio de posición planetaria detendría el calentamiento global, ampliaría la cantidad de horas del día y crearía un clima más homogéneo.

El sitio web ya ha sido referido por el Museo de los Engaños, como uno de tantos sitios que abusan de la candidez de los internautas -entre otras cosas, debido a su proverbial ignorancia en temas científicos-. No obstante, felizmente me hizo recordar a un autor, que también cuenta con su dosis de desprestigio: Immanuel Velikovsky cuya obra capital, Mundos en colisión, fue convertida en bestseller por un público estadounidense ávido de tesis tan revolucionarias como la que sostiene este libro: En tiempos históricos (es decir, en épocas registradas por las culturas humanas) ocurrieron catástrofes cósmicas en las cuales, la Tierra estuvo involucrada, cambiando su eje, clima, etc.

Curiosamente, Mundos en Colisión, incluye una cita muy similar a este propósito del salto mundial:

La siguiente historia fue narrada a Shelton por la tribu Snohomish de Puget Sound , sobre el origen de la exclamación " Yahu " , a la que antes me he referido brevemente : " Hace mucho tiempo , cuando los animales todavía eran seres humanos , el cielo estaba muy bajo . Estaba tan bajo que la gente no se podía ponerse en pie . . . Llamaron a una reunión y discutieron cómo podrían hacer que el cielo se elevara . Pero no lograban encontrar como hacerlo . Ninguno era suficientemente fuerte como para levantarlo . Finalmente se les ocurrió la idea de que el cielo podría ser levantado con el esfuerzo combinado de todas las gentes , si todos empujaban al mismo tiempo . Pero entonces surgió la duda de como hacer que todos empujaran en el mismo momento . Porque los diferentes pueblos estarían lejos uno del otro , unos en esta parte del mundo , otros en otra . Qué señal se podría dar para que todos empujaran el cielo al mismo tiempo ? . Finalmente , la palabra " Yahu " fue inventada para este propósito . Se decidió que todo el pueblo gritaría " Yahu " al unísono . Bajo el esfuerzo combinado el cielo se elevó un poco . Nuevamente gritaron " Yahu " y empujaron el gran peso . Y repitieron esto hasta que el cielo estuvo suficientemente alto " . Shelton declara que la palabra " Yahu " todavía es usada cuando se levanta algo pesado , como por ejemplo una canoa.

Ocurrencia genial, fraude pueril o simple broma, el hecho es que este Día del Salto Mundial, ha hecho partícipes de su convocatoria a más de 200 millones de personas. Si todas estas causas tuvieran un sustento de justicia social, algo tendrían de noble, la realidad es que no lo tienen. Y el mundo seguirá girando con su cauda de miseria hasta que millones de oprimidos unan sus voces en un grito "¡YA BASTA!".

Para saber más:

2 de julio de 2005

Humor Negro

El diario El Economista publica en su edición de hoy las declaraciones del portavoz de la presidencia, Rubén Aguilar, respecto al sonado tema del personaje de Memín Pingüín:

Insistió en que la caricatura de "Memín Pinguín", escrita por Yolanda Vargas Dulché, ayudó a que en México se fuese menos racista y se abriera un espacio de simpatía para la población de color.

Como siempre, este sexenio de la ridiculez políticamente correcta, nos obsequia una más de sus joyas de retórica, lo que me convida a presentarles un par de chistes, que me vinieron a la mente, apenas leí tales pavadas. %)

Un empresario viaja a los EEUU y, a su regreso, cuenta la experiencia a un amigo.

- La verdad es que todo está muy bonito y ordenado ¡Se respira progreso ahí donde vas! Sólo hay un par de problemas graves...
- ¿Ah, sí? ¿y cuáles son?
- Bueno, uno de ellos es el racismo... Hay mucho odio y discriminación, es una verdadera lástima.
- ¿Y el otro problema?
- Bueno, el otro problema son los negros ¡Hay un chingo, mi hermano!


Carta de un negro a un blanco:

Querido amigo blanco, un par de cosas deberías saber:

Cuando nací, era negro.
Cuando empecé a crecer, era negro.
Cuando voy a la playa soy negro.
Cuando tengo frío sigo siendo negro.
Cuando tengo pánico soy negro.
Cuando estoy enfermo soy negro.
Inclusive cuando me muero continuo siendo negro.

En cambio, tú, mi querido amigo blanco...

Cuando naces eres rosado.
Cuando empiezas a crecer te pones blanco.
Cuando vas a la playa te pones rojo.
Cuando tienes frío te pones azul.
Cuando tienes pánico te pones amarillo.
Cuando estás enfermo te pones verde.
Cuando te mueres te pones morado.

¿Y todavía se te ocurre decirme que soy gente de color?

1 de julio de 2005

La oveja negra de los sellos postales

Ahora resulta que hasta lo que no comen les hace daño. Si bien el presidente Fox la regó gacho al declarar que los mexicanos inmigrantes en EEUU realizan trabajos "que ni siquiera los negros quieren", quienes ahora están regando el tepache son los funcionarios y activistas estadounidenses, quienes, en uno de sus tantos excesos de corrección política, han solicitado al gobierno mexicano que cancele la distribución de estampillas postales conmemorativas de la caricatura mexicana con el popular personaje del negrito Memín Pingüín, por ser consideradas racistas. Para no quedarse atrás, la embajada de México en Washington mencionó que la caricatura del célebre Speedy González nunca se ha considerado ofensiva ni una expresión racial.

Scott McClellan, portavoz de la Casa Blanca, señaló que "los estereotipos raciales son ofensivos, sin importar su origen. El gobierno de México debe tomar esto en cuenta"; por su parte, el activista de los derechos civiles Jesse Jackson afirmó que "una cultura se expresa a través del arte. Y este arte es una afrenta no sólo para los negros en Estados Unidos, sino para los negros en México y los de todo el mundo". Cuánta razón hay en el primer aserto y cuán ilustrativa la personalidad del autor del segundo, pues no hay estereotipo racial tan elocuente como llamarse Jesse Jackson y afrentarse por un cómic que le es desconocido.

Los que deben estar felices de que este debate prospere, son los abusados que empezaron a vender la colección de estampillas en Ebay y, a unas horas de su publicación, alcanzara un precio de subasta cincuenta veces mayor al precio de emisión.

Como si no hubiera problemas de mayor urgencia, en este loco mundo hay cabida para las declaraciones más disparatadas. Ya sólo falta que, en algún momento, la Comunidad Europea se afrente por la caricatura de Stripperella, donde una bailarina exótica, inspirada en Pamela Anderson, representa a la perfección el cliché de rubia tonta con fantasías sadomasoquistas. De momento, será muy curioso oir al presidente Fox decir que en México se emiten sellos postales "que ni siquiera los negros quieren".

Para enterarse de qué va la vaina: