21 de octubre de 2005

Le dicen Googlesito de cariño

Muchas veces he escuchado el chiste informático de "el colmo de un geek es que tengas una hija y le llames Eudora". Sin embargo, un googlefan libanés ha llevado su afición por el motor de búsqueda más popular de Internet hasta el extremo de llamar a su hijo como tal: Google. Su blog más se parece a uno de esos galimatías de los sitios que buscan la mejor posición en los resultados de una búsqueda, que un verdadero diario de un amado escuincle.

Mientras son peras o son manzanas, la prenda me encantó

P.S. Por cierto, si este señor llega a tener una hija, espero que no le ponga Firefox, porque a mi amigo Diego le ha dado por llamar a su navegador "La Zorra de Fuego". :p

18 de octubre de 2005

Las Re(y)gadas de Carlos

Llegué tarde a la función y no pude ver Guardianes de la Noche (Nochnoi Dozor); así que, como no queriendo la cosa, me animé a ver Batalla en el Cielo de Carlos Reygadas. ¡Dios mío, qué decepción! La hora y media que dura la peli es de una aburrición tremenda. Esperando que "llegue lo mejor", se la pasa uno sentado viendo (personas pudendas sáltense lo que sigue hasta el próximo párrafo) puras mamadas. Y es que, en serio, las escenas de sexo de la película son tan indeseables (la peli comienza y termina en un fellatio, para que se imaginen); que prefiere uno mirar los respaldos de las butacas de enfrente, que refinarse imágenes cuyo peso en la trama son de lo más irrelevantes. Momento... ¿Hay trama? ¿O es una urdimbre escasa para agregar sonidos incidentales, paneos interminables y primeros planos al por mayor?

Llegados a este punto, pensé que era un fresa consumado, un medio-exquisito... pero nah. Sería darle demasiado crédito al director. No niego que hay algunas tomas un tanto cautivantes, pero, fuera de eso, no le veo méritos a la cinta para recomendarla en ningún sentido.

Por suerte, hay una escena de humor involuntario. Mientras el pinche-gordo-culero (así lo llama una señora en el metro; bendito color del lenguaje) se pajea, los Pumas de la UNAM se proclaman campeones. Lo que es bien chistoso es que se trata de un partido Atlante-Pachuca y, al final, vemos a unos enmascarados Toros Neza saliendo del vestidor. Más rareza no puede haber.

No quiero extenderme en las mil y un torpezas que se le pueden atribuir a la cinta. Con suerte, podré ver la peli que tenía programada antes de que salga de cartelera; pero lo que quiero pedir a sus buenas mercedes es que, por nada del mundo, vean Batalla en el Cielo. Creo que hasta los infomerciales de la madrugada resultan más entretenidos y cachondos ¡me cae!

Enlaces relacionados: