18 de octubre de 2005

Las Re(y)gadas de Carlos

Llegué tarde a la función y no pude ver Guardianes de la Noche (Nochnoi Dozor); así que, como no queriendo la cosa, me animé a ver Batalla en el Cielo de Carlos Reygadas. ¡Dios mío, qué decepción! La hora y media que dura la peli es de una aburrición tremenda. Esperando que "llegue lo mejor", se la pasa uno sentado viendo (personas pudendas sáltense lo que sigue hasta el próximo párrafo) puras mamadas. Y es que, en serio, las escenas de sexo de la película son tan indeseables (la peli comienza y termina en un fellatio, para que se imaginen); que prefiere uno mirar los respaldos de las butacas de enfrente, que refinarse imágenes cuyo peso en la trama son de lo más irrelevantes. Momento... ¿Hay trama? ¿O es una urdimbre escasa para agregar sonidos incidentales, paneos interminables y primeros planos al por mayor?

Llegados a este punto, pensé que era un fresa consumado, un medio-exquisito... pero nah. Sería darle demasiado crédito al director. No niego que hay algunas tomas un tanto cautivantes, pero, fuera de eso, no le veo méritos a la cinta para recomendarla en ningún sentido.

Por suerte, hay una escena de humor involuntario. Mientras el pinche-gordo-culero (así lo llama una señora en el metro; bendito color del lenguaje) se pajea, los Pumas de la UNAM se proclaman campeones. Lo que es bien chistoso es que se trata de un partido Atlante-Pachuca y, al final, vemos a unos enmascarados Toros Neza saliendo del vestidor. Más rareza no puede haber.

No quiero extenderme en las mil y un torpezas que se le pueden atribuir a la cinta. Con suerte, podré ver la peli que tenía programada antes de que salga de cartelera; pero lo que quiero pedir a sus buenas mercedes es que, por nada del mundo, vean Batalla en el Cielo. Creo que hasta los infomerciales de la madrugada resultan más entretenidos y cachondos ¡me cae!

Enlaces relacionados:

5 comentarios:

  1. Fausto Gutiérrez12:58 a.m.

    Es triste ver tantas pendejadas escritas en un solo sitio de internet. En mucho tiempo no había visto tal incompetencia e insensibilidad para criticar una película. Ni si quiera te molestaste en investigar la crítica profesional que se le hizo a la película (si es que la comprendías), te hubieras dado cuenta que esta película fue una de las favorita para ganar el premio mayor del festival de Cannes. Gracias a gente como tu no prospera el cine mexicano. Limita tus comentarios a la próxima y ten un mínimo de humildad para reconocer hasta donde llega tu ignorancia.

    ResponderEliminar
  2. yo me pregunto ¿vale la pena responder a un lamebotas que se ufana en saber de cine a partir de los comentarios de la crítica? Mejor sigo haciendo mi labor para que "el cine mexicano no prospere". ¡Sí, señor!:-)

    ResponderEliminar
  3. No mi estimado, no; el señorito Fausto no es un crítico de cine, parece que necesita saber qué opinaron los "leídos" para decidir si le va a gustar o no una película; no, no es crítico.... es un borreguito.


    Éso... o salió de extra.

    ResponderEliminar
  4. No había visto este intento de pelea... carajo, haber llegado antes!.

    En fin, estoy de acuerdo: jódete fausto!

    ResponderEliminar
  5. Ah, la idiosincracia mexicana al rescate de la sobería nacional...

    El cine mexicano tiene cosas buenas, pero no todas son buenas, y el hecho de ser mexicano (o sea, hecho en México) no lo hace más o menos bueno que cuando lo hacen en US of A, Polonia, China o cualquier otro lugar.

    De la misma forma, estoy seguro que el jurado de Cannes sabe muchísimo de cine y arte, pero si a uno no le gusta la película, entonces la película es mala y punto.

    Yo por eso no critico el cine mexicano ni ningún otro. Que cada quien vaya a ver lo que mejor le acomode.

    Ah, y yo también me quedé con ganas de ver NightWatch (al principio pensé que era la película de David Hasselhoff haciéndola de detective nocturno en la playa). Habrá que esperar al DVD

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.