10 de febrero de 2005

Conectados bien desconectados

La mayoría de mis amigos virtuales cuentan con muy buena conectividad e infraestructura: Servicios digitales o de banda ancha, equipos informáticos actualizados, etc. Sin embargo, me llamó la atención que, al referirles el tópico de la Sociedad de la Información, muchos de ellos no tuvieran ninguna noción acerca del mismo. Por ello, pensé en escribir acerca de esta cuestión para facilitarles algunos conceptos y no sean, como dice el título, "Conectados bien desconectados".

Qué es la Sociedad de la Información

La sociedad de la información es un término con el cual se describe a una sociedad sustentada en los beneficios que aportan las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en los procesos de adquisición de conocimientos, interacción social, gestión empresarial y comunicación global. También es el nuevo paradigma de los gobiernos, quienes -al menos en teoría- orquestan las acciones para irnos convirtiendo paulatinamente en una Sociedad de la Información; donde las tecnologías avanzadas se utilizan para mejorar la calidad de vida y trabajo de los ciudadanos, y la información -su producción, gestión e intercambio- es la piedra angular de la actividad social y económica.

No Se Trata De Unos y Ceros

En la lógica binaria, se puede decir que algo está encendido -ON- o apagado -OFF-, conectado o desconectado... unos y ceros, a final de cuentas. No obstante, en la Sociedad de la Información, existen distintos procesos que deben cubrirse para alcanzar este paradigma; por ello, un error frecuente en el discurso oficial es equiparar la conectividad -la cantidad de equipos informáticos con acceso a internet- con la Sociedad de la Información. Disminuir la brecha digital y, consecuentemente, avanzar en el proceso de conversión hacia la Sociedad de la Información, no consiste en elevar dicha cantidad de computadoras, también incluye la mejora de los servicios de conectividad, por medio de capacidades de transferencia más elevadas y tarifas más bajas; desarrollo de soluciones basadas en tecnologías informáticas (aquí se incluyen los servicios del e-gobierno y las innovaciones llevadas a cabo en las empresas); y, sobre todo, la concientización de la ciudadanía respecto a los beneficios que aportan las TICs, por ende, la capacitación - sensibilización relativa al uso de estas tecnologías.

Al Infinito y Más Allá

Algunos teóricos sostienen que el estado más avanzado de la Sociedad de la Información, es decir, su conclusión lógica, es la Sociedad del Conocimiento; sin embargo, el camino a seguir es complicado, debido a que cada nación debe definir su propio modelo de desarrollo, el cual incluye legislaciones coherentes con estos escenarios y que favorezcan la transición. Además, hay que reconocer las dificultades particulares de los países como son: Multiculturalidad, hábitos arraigados en la-vieja-manera-de-hacer-las-cosas (involuciones hacia tecnologías obsoletas, escasa promoción de nuevos métodos para procesar la información), etc.

Sigue el Camino Amarillo

Para concluir, he aquí algunas propuestas que he recopilado para reducir la brecha digital, algunas corresponden a los individuos, otras, a los gobiernos, pero cada una de ellas, representa la puerta de entrada a la Sociedad de la Información:

  • Incrementar el número de equipos informáticos interconectados a la red mundial.
  • Popularizar el acceso a la banda ancha.
  • Adoptar nuevas tecnologías (software, hardware, gadgets) en la mayoría de los procesos.
  • Promover adecuaciones a la legislación vigente para prevenir y paliar delitos cibernéticos como la pornografía infantil, envío de correo comercial no solicitado, fraudes cibernéticos e intrusiones.
  • Favorecer la capacitación tecnológica en las empresas.
  • Aumentar la calidad y cantidad de los contenidos de formación y ocio (Los administradores de sitios web deben proveer a los usuarios con contenidos actualizados y atractivos, aprovechando las potencialidades de los recursos hipermedia).
  • Hacer factible la accesibilidad de los contenidos para los discapacitados.