24 de enero de 2006

El buen Felipillo

A nadie le viene bien un mote hiriente; sin embargo, a no se qué columnista panfletero se le ocurrió llamar Fecal a Felipe Calderón, lo cual no sólo resulta de pésimo gusto sino que, además, propicia el encono hacia la persona del candidato presidencial panista.

Al leer esto, puede ser que piensen que estoy adherido de alguna manera a la derecha, pero no es así, hace mucho que marqué mi distancia de las geometrías políticas por su maniqueísmo implícito. Lo que quiero destacar en este artículo es la falta de agudeza de los críticos de Calderón para exponer juicios correctamente sustentados.

Retomando lo dicho líneas arriba: Muy ingenioso -y muy procaz, diría yo- el autor que comenzó a llamar Fecal a Felipe Calderón; pero ¿cómo eso provoca una reflexión en los votantes? ¿De qué manera contrasta las ideas del candidato?

Es evidente que los ataques personales y las verdades a medias en nada benefician el debate en torno a nuestra elección presidencial; no obstante, es el pan nuestro de cada día, convirtiéndose así en un elemento obstaculizador para formar opinión, la cual es una responsabilidad social de todo comunicador.

He leído por ahí muchas tonterías: Que si Felipe es católico, que se opone a las uniones homosexuales, al aborto y a la eutanasia, que es un candidato gris y de bajo perfil (este es uno de los argumentos favoritos de ciertos intelectualoides)... Yo me pregunto ¿Y por qué fijarse en lo menos trascendental para el destino del país? Que yo recuerde, el hecho de que todas estas ideas estén a debate es que hemos vivido con ellas durante años y, desgraciadamente, sólo en tiempos electorales es cuando vuelven a sonar.

Si Felipe Calderón ha mostrado convicciones religiosas profundas, ello no debería convertirlo en víctima de juicios sumarios; por el contrario, debería advertirse en él una congruencia de la cual adolecen muchos de nuestros políticos. ¿O a poco esa pragmática de gestos y desaprobaciones que exhiben otros candidatos es la que perfila la rectitud de un hombre?

He seguido de lejos esta campaña presidencial porque estoy convencido de que, llegado el momento, anularé mi voto con la intención de comunicar mi descontento con la manera de hacer política en México; pero esto que vienen haciendo los comunicadores que ya se ven viviendo en Pejelandia, es la forma más burda del autoengaño. Al buen Felipillo -y, por extensión, a ningún otro candidato- no le hacen falta motes; su plataforma electoral precisa de un buen análisis.

Lástima de electores en México, más atentos a la polémica que al contenido. Más contentos con promesas y gritos desaforados que con un trabajo digno y un entorno social más equilibrado.

16 comentarios:

  1. Es el síndrome de 'La Oreja', mi estimado: los periodistas se quieren dar a conocer haciendo desplantes y atacando a alguien visible, y al público le encanta ver a alguien crucificado (o crucificando, si recordamos las elecciones del 2000 y en que acabaron).

    Felipe Calderón es libre y tiene todo el derecho a creer en lo que quiera: si es cristiano, pastafarian o sacrifica vírgenes a Cthulhu es su problema. En lo que debería concentrarse la poblaciónb votante es en su plataforma política y su propuesta de gobierno, la cual debo añadir, ningún candidato a la presidencia a hecho clara todavía, excepto por aquello de que todos 'creen en un México mejor'.

    Pan y circo para el vulgo...

    ResponderEliminar
  2. compadre: tu último comentario me llevó a buscar en los sitios oficiales de los tres principales candidatos su propuesta de gobierno; pero, como bien dices, no la hacen clara, se trata solamente de una lista de buenas intenciones, donde nunca se especifica el cómo lo van a hacer.
    para colmo, en el sitio de amlo muchas veces se llega a mencionar: "como se hizo en el DF", pero en otros rubros, bien cabría la frase "como no se hizo en el DF", especialmente en el tema de la transparencia y combate a la corrupción.

    ResponderEliminar
  3. joselo1:30 p.m.

    Efectiva y tristemente... el pan y circo es un elemnto común a la realidad política de nuestro país y más presente aún en épocas electorales -con sus pre y sus pos-
    Y ahí estamos los unos y los otros, tomando partido de tal o cuál contendiente como en el más burdo encuentro de lucha libre o partido de futbol. Derramando vilis y consumiendo las horas y los días en debates yermos, pueriles e inocuos. Habla ahora el pesimista en mí: las plataformas políticas por obvias razones, son lo menos mensionado, desde los medios de difusión hasta las trivial de las charlas. Y cuando se da el debate en torno a estas, a lo único que lleva es a utopías. Un amigo dice q en este país uno debe ser pragmático... y yo digo: "bonito discurso". La maquinaria de la formamos parte, con todo y nuestra buena, mala, conformista, propositiva, crítica opinión, sigue en marcha. En las urnas uno
    puede opinar, expresar su sentir...
    pinar, expresar... y este "uno" es literal, pues el resto esta pendiente del espectáculo mediático y de ver quien ofrece más... triste realidad.

    ResponderEliminar
  4. Bue... las personas que me conocen me pudieran catalogar de apartidista, porque creo que el poder debe estar en manos de diferentes partidos políticos, para que así nadie tenga manga ancha y hacer lo que le convenga a su partido; nunca me he sentido simpatizante del PAN, pero por esta ocasión, creo que mi tendencia se inclinaría para jefe del ejecutivo por el candidato de ése partido. Calderón es el que se me hace menos incongruente e ilógico; me gustó la seguridad con que dijo NO al matriomonio entre homosexuales, No al aborto, NO a la pena de muerte; no es que sea puritana, pero creo que mucho tiene que ver lo mal que estamos con la pérdida de valores; el aborto no deja de ser un asesinato; trato de respetar la preferencia sexual de cada individuo, pero, si el matrimonio es la célula de la sociedad, un medio por el cual se crea una legítima familia, no se debe legalizar un matrimonio entre dos personas del mismo sexo; se puede crear una especie de "situación legal", pero de éso, a que sea un matrimonio reconocido, hay mucha distancia. En cuanto a la negativa de la pena de muerte ¿Qué acaso no nos indignamos cuando nuestros vecinos norteños ejecutan a algún mexicano? ¿No los tachamos de asesinos? Entonces me pregunto... ¿Cómo se puede estar a favor de la pena de muerte e indignarse cuando otro país la contempla? ¿Cómo se puede pedir clemencia para un condenado a pena capital, si en nuestro país se practica? Creo que fue honesto en sus declaraciones, merece respeto tan sólo porque es fiel a sus creencias, aún a sabiendas que éso le podía costar votos.

    ResponderEliminar
  5. muy bien, sagi. yo no voy a hacer proselitismo, pero cualquier voto bien ponderado es para mi una sabia decisión.

    saludos ;-)

    ResponderEliminar
  6. Este... eh... sólo aclarar que dije "inclinaría"; no "inclina"; necesitaría ver cómo se portan los otros candidatos... igual, creo que lo más seguro es que mi voto sea de ésos que no les gustan a los representantes de partido: Un voto nulo.

    ResponderEliminar
  7. Hablando de...

    "Descalifica AMLO acciones de contrincantes"

    Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la alianza Por el bien de todos, dijo que sí habrá debate con sus adversarios en su momento, pero va a esperar a que primero hagan campaña porque "son muy señoritíngos, pirrurris".

    ResponderEliminar
  8. Joselo7:18 p.m.

    uy, perdooooon con la faltota de ortografía de mi comentario de arriba y la incoherencia casi al final... Ahora... es el reforzamiento de los valores lo que nos sacará adelante como nación???? Primero deberíamos aterrizar el concepto y ver cuál es el de esta gente a la q 'apoyaría' sagi... porque el paquete viene completo... y recordemos q las palabras son sólo eso... acaso somos niños para creer lo q dicen estas personas en sus discursos pre electorales y no saber q están dirigidos a un tipo de gente q desafortunadamente abunda: la ignorante... No es ánimo de cagar a niden... vale.

    ResponderEliminar
  9. Hola Bro,

    Sabes que no comulgo con las ideas del blanquiazul, pero en esta ocasión, no debo sino apoyar tu comentario, porque no cabe en una sociedad que pretende ser madura y democrática ¿? se empleen esta clase de descalificativos hacia una persona, sin hacer el menor análisis de sus propuestas (aunque sean pocas o de escaso contenido).
    Pasando a otro candidato, que te pareció el Mesías de Macuspana en su entrevista con López Dóriga, si tuviste oportunidad de ver las entrevistas que hizo a los candidatos sería algo interesante para discutir en tu blogg

    ResponderEliminar
  10. ¡hola! parece que he reclutado un blogger más para la blogósfera. bienvenido, hermano =)
    respecto a tu comentario, no he visto las entrevistas a los candidatos por parte de lópez dóriga, aunque me han dicho que se las ha puesto difícil. a esa hora estoy viendo lost, lo cual, curiosamente, podría convertirse en un calificativo para el grueso de la población en méxico.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. "Primero deberíamos aterrizar el concepto y ver cuál es el de esta gente a la q 'apoyaría' sagi... "

    Como si mi apoyo fuera importante y definitivo.... no lo creo, pero que bonito se escuchó éso.

    ResponderEliminar
  12. Aquí es donde podemos insertar la conocida fórmula: "¡Qué bonito habla, licenciado!"

    ResponderEliminar
  13. Y sí; cuando no se entiende bien la demagogía, es una manera de sacarle al parche.


    ñ_ñ

    ResponderEliminar
  14. ¡Siempre es un gusto el reencuentro con viejas amistades! Buen blog Jarif - disculpa por no llamarte Antonio, pero no te conozco por ese nombre.
    Y ya entrando en materia, es importante para mi poner en evidencia que en México tenemos una deplorable clase política en parte por mas de 70 años de monopolio, pero también en gran parte por culpa de un apático, abstencionista, incipiente y neófito pueblo democrático que somo. Pensamos inocentemente que llegará tarde o temprano un gran mesías redentor que ocupe la jefatura del ejecutivo y haga una limpieza profunda de las fétidas cloacas burocráticas.
    Por supuesto que no pretendo menospreciar estos foros de opinión en donde se hable acerca de las elecciones presidenciales; pero creo no solo prudente, sino indispensable el promover también el conocimiento pleno, el debate, la conversación sobre otras posiciones gubernamentales que definen también nuestro destino como país - diputados, senadores, presidentes municipales, etc.
    El no hacerlo nos mantendrá secuestrados por un par de cámaras invadidas por ladrones y traficantes de influencias, por casiques locales y en el mejor de los casos por pendejos con buenas intenciones.

    ResponderEliminar
  15. ¡Vaya! Mi queridísimo y extrañadísimo amigocho Vicente.... ¡Por fin coincidimos en algo!

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.