22 de marzo de 2006

Remake

A falta de un mejor símil, estoy usando un término cinematográfico -remake- para referirme a la situación por la que pasa el Cruz Azul actualmente. Y es que, como en muchas películas en las cuales ya se conoce la trama, la máquina celeste parece seguir un guión para justificar sus derrotas o la falta de contundencia ante el marco rival.

Si bien la liga mexicana en general está contaminada de mediocridad y los únicos que parecen gozar de buena salud son los tuzos del Pachuca y los jaguares de Chiapas, lo que pasa en el Cruz Azul es explicable en la medida en que el director técnico Isaac Mizrahi ha cumplido parcialmente su promesa de sacrificar el espectáculo en aras de la suma de puntos. Digo parcialmente porque vaya que ha dejado de pasarle por encima a los rivales, dejando ir victorias claras o dando concesiones innecesarias al equipo contrario. Mientras la competencia le permita clasificar a la liguilla con fallas tan evidentes, no creo que se preocupe por ampliar sus expectativas; sin embargo, no creo que pasen siquiera a semifinales, considerando la falta de seleccionados, que irán a Alemania.

Lo que es curioso observar es que las escuadras de Pachuca y Chiapas tienen a ex cruzazulinos a diestra y siniestra, empezando por el director técnico (José Luis Trejo y Luis Fernando Tena, respectivamente). La pregunta surge espontáneamente ¿por qué estos técnicos y jugadores tienen la efectividad que no hallaron en la máquina? La respuesta que se antoja es que en Cruz Azul o bien no hallaron la continuidad y la motivación adecuada, o simplemente la directiva se precipitó en cortar cabezas, antes de hacer un balance más positivo de sus números. Baste recordar que José Luis Trejo llevó al Cruz Azul al subcampeonato de la Libertadores y con Tena, la escuadra celeste conquistó su último título (y de eso ya hacen casi diez años).

Lo que es indudable es que, de no conseguir el pase a semifinales, como me he atrevido a pronosticar, en el Cruz Azul nuevamente se optará por soluciones coyunturales y, ante la salida inminente de Mizrahi, los promotores tratarán a toda costa de endilgarle al cuadro de La Noria un técnico a precio de oro, que volverá a prometer sin comprometerse, como han hecho tantos otros. Qué contrastante con aquel equipo que, sin grandes aspavientos, supo jugarle de tú a tú a Boca en su cancha, o aquel otro que hacía goles por racimos, sin importarle cuidar la mínima diferencia... De esos sí que me gustaría ver un remake.

2 comentarios:

  1. Ya mejor deberías irle al Altas.... con ésos siempre tienes algo seguro: que no ganan.


    =(

    ResponderEliminar
  2. ey, también tendría una certeza similar en los pumas de la libertadores, a poco no? :)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.