25 de junio de 2007

Es la mentalidad, Hugo

Encuentro una coincidencia entre Hugo Sánchez, actual entrenador de la selección mexicana de fútbol, e Isaac Mizrahi, quien lo fuera de la Máquina Celeste del Cruz Azul hasta el torneo pasado. Cuando le preguntaron a Isaac Mizrahi acerca del fracaso de la eliminación en las pasadas semifinales del torneo mexicano, el estratega se puso a la defensiva y declaró que: "Quedar eliminados por un partido que se pierde en la mesa, con todo respeto, no puede llamarse fracaso". Ahora el técnico nacional, después de la campaña feroz que emprendió contra el argentino Ricardo Lavolpe para sustituirlo en el banquillo nacional, recurre a un símil fisiológico para justificar la derrota: "Cuando dicen dolorosísima derrota, digo que no es dolorosísima, dependiendo de la herida, si la herida es chiquita te duele menos que si es grandota".

¡Vaya! Con semejante título de cirujano dentista de la UNAM, y el pentapichichi usa los términos más vagos para referirse a una herida. (Para ir acorde con esta tendencia, el autor de este blog comenzará a incorporar a su jerga de diseño los términos: "raya" y "bola", en vez de "línea" y "esfera" que están muy choteados).

Más allá de las coincidencias en cuanto a declaraciones absurdas, ego sobrado y la actitud de necedad de ambos técnicos, creo que Hugol la está regando gachísimo; porque él bien sabe que prometió que ganaría la Copa Oro y ahora pretende aplicar chochitos de árnica para aliviar la herida que él ve "chiquita", pero que los aficionados al fútbol ven tan grande como la falta de imaginación para ganar un partido que dominaba la escuadra mexicana hasta el primer tercio del segundo tiempo.

Con este tipo de frases, el macho pretende desviar la atención y minimizar una derrota por demás escandalosa. La mentalidad ganadora, su bandera para hacerse de la selección, está ausente en la cancha y en los vestidores del tricolor. La responsabilidad recae en un entrenador que no sabe imponer su natural liderazgo ni revelar la fórmula del triunfo a unos jugadores que poco saben del camino difícil que el otrora goleador tuvo que emprender para conseguir el éxito.

Cuando leo las declaraciones del técnico de los Estados Unidos, Bob Bradley, me parece estar escuchando a Enrique Meza, flamante campeón del Clausura 2007 con los Tuzos del Pachuca: "La base del éxito es el respeto y la humildad, junto con el trabajo". Por si hubiera alguna duda, el delantero estadounidense Landon Donovan lo confirma: "Ha sido la mentalidad, en cada partido cuando jugamos contra México creemos en nosotros".

Notas relacionadas (todas en ESPNdeportes):

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.