4 de septiembre de 2007

Porno y censura

Si alguien se preguntaba por qué no hay publicidad en este blog tan famosísimo, no la atribuya al acendrado odio que el autor tiene en contra del mercantilismo, el imperialismo y el onanismo. La explicación es más simple -y absurda-. Por andar escribiendo crónicas lúbricas y sesudos comentarios acerca de las noticias que se leen en este loco mundo, uno de los sacrosantos algoritmos de Google AdSense ha calificado el contenido de esta bitácora como no apto para menores.
No me consta, pero es la respuesta más inmediata para este tipo de situaciones jocosas. Ahora ya saben, si quieren poner anuncios de Google en su propia bitácora, eviten la palabra "pornografía" y sus derivados, que, en una de esas, hasta me los andan excomulgando por impíos, sediciosos y malportados. :p

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.