18 de julio de 2007

Porno Psyche I

Jenna Haze Hace poco, soñé con Jenna Haze, pero antes de que piensen otra cosa, debo aclarar que no fue un sueño húmedo, como todo indicaría, sino un sueño extrañísimo, donde asistía a un espectáculo fastuoso (ubíquese el lector imaginariamente en Las Vegas). En dicho espectáculo, una mujer vestida con corsé de lentejuelas plateadas, sujetaba las riendas de un par de bestias enormes: un tigre y una pantera negra que me recuerdan el trabajo del ilustrador Boris Vallejo.
Para mi mala suerte, la mente me jugó una mala pasada, no sólo porque las bestias se soltaban y atacaban a la gente (aunque la voz autoritaria de su dueña las calmaba inmediatamente), sino porque Jenna Haze no era la bellísima mujer que ilustra esta entrada, sino una vedette bastante traqueteada. En el sueño, mientras cundía el pánico entre las personas, yo calmaba a los de alrededor, "esperen, es Jenna Haze, una actriz y activista muy famosa". La neta es que en la vida real, Jenna Haze no es más que una actriz porno famosa por sus escenas de sexo explícito. No se que es más frustrante, que te decepcione no soñar con tal belleza o que no cumpla tus expectativas intelectuales. El sueño concluyó en que me acercaba a la madura encueratriz para presentarle mis respetos y decirle que admiraba su labor en favor de los derechos humanos (más patético no pudo haber sido).
Sin embargo, he aquí que tuve otro sueño en el cual, la familia de Agustín Manzo, una de las figuras del Cruz Azul, me pedía dinero para una misa en su honor o algo similar. Aparte de fan de una Jenna Haze entrada en años, resulté un samaritano con corazón de pollo. En el sueño acababa dándole unos setecientos y tantos pesos (lo que traía en la billetera) a los familiares del futbolista, para después darme cuenta que todo mundo había cooperado con, a lo mucho, veinte pesos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.