1 de julio de 2007

Rumores idiotas

Es molesto y a la vez divertido recibir rumores idiotas por email. La mayoría de ellos, lo mismo informan a los destinatarios acerca de las injusticias sufridas por algún soberano desconocido y cómo pudo vengarse del abusivo, que alertan a la población respecto a los riesgos que entraña consumir cervezas en lata, dulces, refrescos y no se cuánta cosa más. Lo divertido del asunto es que todas observan una misma estructura, así que, cuando el lector no tenga nada qué hacer, podrá elaborar su propio rumor idiota, para sorprender a uno que otro despistado, siguiendo estas sencillas instrucciones.

  1. Refiérase a un hecho cotidiano. "Todos hemos asistido alguna vez al lugar equis..." o "Cuando hacemos fiesta, es común que se sirva la bebida tal".
  2. Denuncie a la o las víctimas más recientes; procure no entrar en demasiados detalles, a lo mucho, género, edad, ciudad de residencia y fecha presumible de los hechos. "Francisco L., un contador de Piedras Negras fue hallado muerto por intoxicación el pasado febrero" "Lynda era una niña de ocho años que tuvo ataques epilépticos por causa de los componentes de la fórmula...".
  3. Cite a algún médico, abogado, científico o cualquier otra fuente que se preste a dar veracidad a sus argumentos. "La doctora Sarah Connor de la Universidad de Illinois, ha declarado que la combinación de tal y cuál sustancias dan como resultado una bomba que mata a los consumidores en no menos de 12 horas".
  4. Insista en documentar los hechos, en este caso, acuse las consecuencias por omitir lo que se advierte. "Paola López recibió este mensaje y no le hizo caso, días después la hallaron en su departamento completamente hinchada en el rostro y las extremidades".
  5. Revele la conspiración que los medios de comunicación y los gobiernos han establecido para evitar que se conozcan los hechos. "Misteriosamente, los noticieron no han informado de estas muertes", "Al preguntarle al ministro, evadió el tema diciendo que no era de su competencia".
  6. Incluya una firma convincente: "Lic. Pipo Lanarts, Facultad de Ciencias Ocultas, Universidad del Chocho".
  7. Pida a los incautos que reproduzcan esta información, para su bien y el de toda la humanidad. "Reenvía este mensaje a todos tus contactos ¡Estarás salvando su vida!".

Nota: El autor se exime de cualquier responsabilidad derivada de la implementación de las recomendaciones aquí hechas, como la proliferación de leyendas urbanas y demás estupideces. Se solicita que no hagan spam ni que incurran en otros actos cretinos. Amén.

2 comentarios:

  1. No hay nada mas verdad que eso, aqui en Venezuela es lo mismo, que si una chama de la Universidad Central tiene cancer de cejas, cosas sin sentido, que hay gente con sida infectando a otros en las estaciones del metro, y hasta con horarios y estaciones especificas... Que si hay un niño salvadoreño que esta muriendo de la enfermedad del hombre lobo y que por cada contacto al que le reenvies el mensaje le donaran un dollar al pana... Mi pregunta es quien inventa eso?? quien tiene el tiempo??,o no, ni siquiera el tiempo, sino el fastidio y la ladilla de molestarse en escribir eso, y a parte, de tan mediocre forma.
    Es que hay cada tipo de gente en este mundo.
    Mi pregunta es... hay alguien que gana algo con eso??, ¿Pero quién?

    ResponderEliminar
  2. Hola, Daniel. La respuesta a tu pregunta es bien fácil, ganan los spammers, dado que de esta manera colectan un gran número de direcciones de correo electrónico. Por eso escribo este tipo de situaciones irónicas, para evidenciar cómo ayudamos a que estos nefastos individuos que se la pasan enviando correos basura esperando a que algún desprevenido haga clic en su publicidad.

    Hay que insistir entre nuestros conocidos a que hagan caso omiso de este tipo de mensajes estúpidos, especialmente a que no reenvíen mensajes de correo, y si lo hacen, a que oculten las direcciones de los destinatarios.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.