17 de julio de 2007

El estilo de Hugo

Pocos entienden al seleccionador nacional, Hugo Sánchez, en su afán de comparar "su proceso" con el de su predecesor. Temerario como es, se atrevió a afirmar que:

"En seis meses hemos logrado lo que otros no han conseguido en cuatro años, que es lograr una identidad y un estilo, en el cual cualquier equipo que se enfrente a México ahora mismo va a saber cómo juega México".

No se cómo tomar estas declaraciones, principalmente porque se pueden interpretar como que el equipo será predecible para cualquier rival, lo cual lo hace más vulnerable; sin embargo, el Pentapichichi insiste:

"La identidad es algo muy importante, más que el estilo, pues se trata que los jugadores reconozcan que juegan por algo y por alguien, porque se sienten mexicanos y defienden ser mexicano, eso es identidad; y el estilo es en el esquema táctico, tal vez no se alcanzó al cien por ciento, pero ya saben cómo juega la selección nacional"

Más allá de esta cuestión, digna de El Evangelio de Lastar, me preocupa que nuevamente se enarbole la bandera de un nacionalismo mal entendido, en el cual, más que la táctica se privilegie la identidad. Parece que la respuesta más acertada es la que Nery Castillo dió a los medios informativos, al incorporarse al Tri: "No me siento mexicano, soy mexicano".

Más fácil sería referirse al estilo de Hugo basándose en los estados de ánimo: Cabreo, cabriola, cabriola, cabreo...

2 comentarios:

  1. Uuuy... detesto cuando uno es "más o menos mexicano" dependiendo de que tanto apoyas a la selección mexicana...

    Y bueno, ¿estilo?, ¿identidad?... ¿cuáles?

    Si le pones a los brasileños un uniforme diferente, sabrás que son brasileños por su estilo, y al ti del Ego, no sabrás que son mexicanos...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡ots! ¿Qué no ves que importa más la identidad? Seriedad, por favor ñ_ñ

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.