26 de agosto de 2006

Del cabreo a la exégesis

Por causa de un cliente moroso, he padecido recientemente agrios cabreos que a cualquier mortal le sacarían canas verdes. Sin embargo, tan infeliz situación no deja de tener su moraleja, como en "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu:

El conocimiento precede a la victoria; la ignorancia precede a la derrota.

Si me dejara llevar por las emociones, mandaba todo a la chingada, incluyendo -empezando, mejor dicho- por el cliente de marras. No obstante, siempre hay que dar paso a la mesura, para poder poner las cosas en su justa dimensión.

Hace poco, un amigo cristiano me aconsejaba poner mi caso delante del trono de Dios, apelando a la justicia divina; esta plática surgió un tanto forzada por mi pregunta acerca de su opinión respecto a la frase de Jesucristo: "Sed sencillos como palomas y astutos como serpientes". De ahí que me pusiera a pensar en lo simpático que me resulta pasar del cabreo a la exégesis. Mañana será otro día.

3 comentarios:

  1. Hola, leo tu blog por mi hermana y pocas veces dejo comentarios, pero ésta vez no sé si mal de muchos consuelo de... el caso es que no eres el único que padece las canas verdes por los clientes morosos, lo peor del caso es que uno se vuelve cliente moroso también... en fin, sigamos trabajando y esperando que las cosas mejoren para todos.

    Saludos.
    Román T.M.

    ResponderEliminar
  2. Un consejo prnxtr'n: no metas a dios en esto porque empeora todo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Román: Gracias por el aliviane. La verdad es que, lo que no me gusta es escuchar mil y un pretextos, me parece que estos vividorcillos se creen inteligentes al actuar de esa manera. Peor para ellos, que de ahí no saldrán.
    Ale: Un abrazo para ti también, panter =)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.