13 de julio de 2010

Definitivamente es así

Qué vueltas da la vida. Cuando uno cree que ya lo ha vivido todo -que lo ha sufrido todo-, una persona llega a salvarnos de la apatía y el desencanto. Entonces, se revela como necesaria, se hace cómplice de uno en la búsqueda de la felicidad. Las palabras, con su ímpetu mágico, derriban los miedos y las acechanzas, curan las heridas que otras palabras, torpes y malintencionadas, inflingieron al corazón.

Hay una metamorfosis en los sueños, porque se convierten en embajadas de la utopía, se aferran a ser posibles, a moldear la realidad futura y sembrar semillas de esperanza en lo que antes renunció a ser campo fecundo.

Hoy celebro que hayas llegado a mi vida, que hayas vencido las dudas y decidido hacer causa conmigo. El gran amor que ahora me prodigas será -es- justamente recompensado, porque el mundo es de quien se atreve a romper paradigmas y mi corazón, ese lugar ignoto de la tierra, ya te pertenece.

Definitivamente es así, el ciclo que tiende al amor.

1 comentario:

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.