30 de julio de 2008

El hijo de Fox

El hijo de Fox

Estoy plenamente convencido de que Toño Espíndola es, verdaderamente, el hijo de Fox, como él mismo pregona: Mi papá es Fox, es presidente de México. ¿Y cómo no creerle? Baste recordar al candidato, Vicente Fox pidiendo un debate para "Hoy, hoy, hoy, hoy" o el brevísimo ideario político de su plataforma electoral: "Ya, ya, ya, ya".

Convertido en presidente, Vicente Fox usó todo el arsenal publicitario del que pudo valerse para denostar a sus adversarios, utilizando siempre la misma fórmula: La repetición hasta el hartazgo de sus ocurrencias y dislates foxadas. De ahí que al país, durante su sexenio se le haya conocido como Foxilandia. Lo insólito del caso es que ¡repitió! y su partido dizque ganó la elección presidencial del 2006.

Casi me imagino al ahora famoso cepillo Fox, saliendo en un spot publicitario: "México es un país de primer mundo, México es un país de primer mundo, México es un país de primer mundo..." y su papá, aplaudiéndole al mini-me, mientras "El Roñas" le pone cuernos y la-señora-Marta, guiña un ojo al fotógrafo, luciendo el nuevo vestido que el erario le compró.

Quiso el destino que, mientras este hijo de Fox se hace famoso en YouTube, los hijos sexenales que lo sucedieron lo pongan al frente de su estrategia electoral para posicionarse para el año que viene al estilo YunqueTube. Y que conste que ya nos advirtieron que quieren guajolotizar guanajuatizar al país. ¡Eso sí que no! Imagínense un país de mochos recalcitrantes ¡Dios nos agarre confesados! ;)

Mi papá es Fox, es presidente de México, Toño (a) Cepillo Espíndola.

2 comentarios:

  1. En ese caso..Nuestro papá es Fox, es presidente de México...Nuestro papá es Fox, es presidente de México...Nuestro papá es Fox, es presidente de México...Nuestro papá es Fox, es presidente de México...

    ResponderEliminar
  2. Carajo, no sabía que el síndrome de Tourette fuera contagioso, Charly. :-)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.