15 de diciembre de 2007

Grandes Netas del Diseño IV

Esta neta se trata acerca del chiste del diseño. No me refiero a hacer mofa, sino a la gracia, considerada como don divino, que se debe tener para diseñar. Hacia mediados de año, platiqué con Marco, colega egresado de la ENAP, y pronto me di cuenta de que aquella amena charla estaba tomando tintes de entrevista. De haber sido grabada, no hubiera tenido que escribir esto, pero es lógico que ninguno de los dos pensaba que se pusiera tan chida la plática.

Me remito a la anécdota, pues una de las preguntas que me hacía era qué me parecían las nuevas generaciones de diseñadores (incluidas las diseñadoras, obvio). Mi respuesta a botepronto fue que, lamentablemente, la sobrecarga de información que padecemos (Hi5, Mazinger, MySpace...) los hace menos eficientes y más engreídos. Marco asentía, mientras yo reflexionaba: "El problema de los diseñadores es que van a la escuela y aprenden de un profesor la actitud de diva y se olvidan del contenido. Después, únicamente reproducen la pose, sin el conocimiento".

Quizá por eso exista aquél chiste que dice: "Un arquitecto es aquél que no fue lo suficientemente hombre para ser ingeniero ni lo suficientemente puto para ser diseñador". Con esto no quiero prejuzgar, antes quiero hacer énfasis en la percepción que se tiene del diseñador: Fatuo, frívolo... un pelotudo esférico. A ello contribuye el hecho de que cada vez se ponga menos atención en el curriculum teórico. Si sabes "Adobe y Macromedia", estás hecho. Y ni quien se acuerde de teoría del color, semiótica, historia del arte... Por otro lado, es curioso conocer las únicas categorías estéticas plausibles para este tipo de diseñadores: Lindo, cool, naco y "de impacto". De esto resultan las estupideces que nos hacen pasar por logos, flyers, campañas y demás.

Por eso, he aquí una más de las Grandes Netas del Diseño: El diseño es como un chiste, si se tiene que explicar, no funciona. Así que hay que aprender a contar buenos diseños y saber en qué consisten para que tengan gracia.

5 comentarios:

  1. El Perro de Mercado5:15 p.m.

    En paises como México donde se vanaliza todo aquello que tiene que ver con Diseño Grafico, es complicado ejercer plena libertad al diseñar y "contar buenos diseños" se convierte en algo imposible.

    El diseñador está siempres sujeto al juicio de gerentes de marca (comunmente mercadologos) o en el menos peor de los casos, directores creativos que no tienen ni puta idea del diseño y que sólo buscan justificar su chamba "corrigiendo" la chamba del diseñador, quien es en realidad el especialista en la materia.

    Es triste, lamentable y frustrante para algunos, pero no nos queda mas que ser combativos en lo posible y tratar de defender nuestra chamba a toda costa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Conozco la problemática de la que hablas, por que me ha tocado sufrirla. En fin, gajes del oficio. ;)

    ResponderEliminar
  3. Sapientisísimas y terribles palabras, prnxtr'n. Lo peor es que a los técnicos que tienen un plotter o una litografía los prefieren sólo porque ofrecen el diseño como un plus de su negocio, o sea gratis, o sea la mierda absoluta.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido partner, ps efectivamente, en estas viñas de gente creativa (cualquier actividad de autoría), se rompen madres por la carencia de una mínima noción de que somos síntesis de nuestras circunstancias, llámese escuela, influencia familiar y de amigos, y por último, de una personal preocupación por alimentar el bagaje cultural. De ahí que el envoltorio tenga supremacía sobre lo que contiene. Y no hace falta ser suspicaz para ver este fenómeno en los otros ámbitos de nuestra realidad.

    Buen punto partner.

    ResponderEliminar
  5. Vientos, Joselo. Gracias por la visita. ¿Cómo te trata la vida? Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.