18 de octubre de 2007

Hasta el Chente tiene miedo

Chente es un ranchero más corriente que común, quien tiene una vida apacible, gobernando un país, como si de dirigir una empresa se tratara cuando, de repente, extrañas voces le susurran en el viento que su esposa tiene que sucederlo en la silla presidencial, para seguir viviendo a todas margaritas.

Su intento se ve frustrado por un chaneque michoacano, quien lo manda al hospital siquiátrico San Cristóbal, donde, en compañía de La-Señora-Marta, se ve acosado por los recuerdos de sus días de gloria, al frente del changarro nacional. Como las críticas le hacen lo que el viento a Juárez, se da el lujo de denostar a periodistas incómodos y presumir que ganó dos veces la presidencia, una por la vía legal y otra gracias al aparatote de gobierno.

Entretanto, el fantasma chocarrero del desengaño se posesiona de las masas y derriban la estatua de Chente, lo cual le provoca un gran dolor. La depresión lo persigue, sus recuerdos lo atormentan, el gremio periodístico lo agravia y su esposa le dice puchunguito, razones de sobra para afirmar que "Hasta el Chente tiene miedo".

1 comentario:

  1. El chente le tiene miedo pero al olvido, en su foxilandia,cree que merece veneración, tanto que ya hasta se presume como rayito de esperanza...
    Pobre chente,pobres nosotros :S
    (Que me manden a San Cristobal tambien)

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.