2 de febrero de 2007

Insomnio

El médico me ha diagnosticado estrés excesivo y colitis nerviosa. El consejo recurrente de los amigos es "bájale al estrés" o "no seas tan nervioso". Sin embargo, viendo las cosas de distinta manera, me doy cuenta de que no es precisamente que ande nervioso, tronándome los dedos por deudas o aflicciones morales. Lo que pasa cuando no tengo sueño es que tengo muchas cosas en qué pensar, y, en ausencia de otros distractores, me clavo en la textura sin darme cuenta cómo esto me afecta fisiológicamente (actualmente luzco unas ojeras macabronas y mi semblante en general es algo lúgubre).

Para aliviarme de este insomnio, decidí dejar en completa libertad a mi subconciente para explorar entre mis recuerdos y pensamientos, y llegar así a nuevas formulaciones; lo que ha dado como resultado que tenga unos sueños chidísimos, de los cuales destaco los de la noche pasada donde, incluso, ¡pude volver a volar! Algunos lectores hallarán ridícula esta afirmación, pero, para alguien como yo que incluso he tenido visiones de diseños, cortos cinematográficos, cuentos y hasta fórmulas matemáticas y teogonías, es de suma relevancia haber recuperado la capacidad de soñar exquisitamente.

No se cómo, pero había dejado de soñar en abundancia, como ocurrió durante prolongados periodos de creación. Ahora que vuelvo a hacerlo, no puedo más que estar jubiloso porque es como asistir a una función de cine donde tú mismo eres el protagonista. Lo más curioso es que, al soñar, en muchas ocasiones tengo conciencia de estar soñando y trato de recopilar la mayor cantidad posible de detalles para relatar posteriormente la impresión, Sin ir más allá, hoy que me despegué del suelo para volar por los aires, memoricé las placas de un vochito (XY3, sin poder acordarme de otros caracteres al principio); además, mientras volaba por encima de edificios y puentes de la ciudad, reflexionaba "¿cómo se puede tener esta perspectiva inusual si no corresponde a nuestra experiencia inmediata?". Ojalá no piensen que tomar pastas me está poniendo en órbita, porque apenas son para quitarme los bichos de la panza.

El alter ego del autor de este blog comenta: Esta entrada se hubiera llamado "Flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones", como en el tema ochentero de Oscar Athié (obviamente quitándole lo de "sin ilusiones", que aún las conservo). =)

5 comentarios:

  1. Así que ya conociste la mexicana con injerto de la colombiana.

    ResponderEliminar
  2. tsss... clávate en la textura, sagi %)

    ResponderEliminar
  3. Rickoe5:19 p.m.

    u_U que pasonsote Don Japick, en teoría siempre se sueña, la diferencia esta en el momento de despertar, si te das cuenta nunca despierta uno cuando el sueño ya termino, por desgracia siempre se despierta uno a medio sueño, y eso si da coraje -_-

    ResponderEliminar
  4. (bostezo) Auhm... que alguien me empreste su cobija. :)

    ResponderEliminar
  5. Che rickoño cabrón

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.