1 de diciembre de 2005

La fe al servicio del spam

Detesto el spam y me parece una actividad para la cual se necesita ser bastante caradura para llevarla a cabo. No obstante, hay personas que, inocentemente, incurren en errores que favorecen a los spammers, aumentando su cantidad de víctimas. Uno de esos errores es reenviar cadenas de oraciones y falsas alarmas acerca de obras cuestionables o atentatorias contra los principios de fe y moralidad.

Hoy recibí dos mensajes de esta índole en mi casillero de correo-e y, lo más lamentable, de la misma persona. Uno de ellos, convocaba a la oración a San Judas Tadeo; no estaría nada mal si no se pidiera al final del mensaje que, para hacer efectivas las peticiones se debe reenviar la cadena al mayor número posible de personas.

Por otro lado, un hoax (engaño, falsa alarma), según el cual, "a finales de año se va a exhibir una película donde se presenta a Jesús y sus discípulos como homosexuales"; comienzo a desconfiar cuando no se cita la fuente, cuando no se alude a director o guionista alguno... Me causa una gran desazón mirar la cantidad de personas que han sido burladas y que se adhieren a una causa inexistente, habiendo muchísimas más en las cuales pudieran participar activamente y no solamente firmando una cadena de protesta.

No se dejen engañar, eviten cualquier acción que sirva como método para que los spammers consigan direcciones electrónicas. La integridad de las comunicaciones sigue estando en nuestras manos, comiencen por incorporar estas prácticas y eduquen a sus contactos para que hagan lo mismo.

Para saber más:

2 comentarios:

  1. Cuando me llega un mail désos, que dicen que si no se lo reenvías a no se qué tantas personas te pasa quién sabe qué cosa, lo que hago, es darle en "responder a todos", haciendo la aclaración que ya tengo su dirección de correo electrónico, gracias a quien me lo mandó.

    ResponderEliminar
  2. jeje... una muy ingeniosa manera de sacar a balcón a los indolentes :p

    ResponderEliminar

Haz un comentario. El autor se reserva el derecho de eliminar comentarios que no se refieran al contenido de la publicación, así como mensajes irrelevantes u ofensas personales.